Nos surge la necesidad de experimentar nuevos paradigmas como un espacio de colaboración para la producción cultural, un espacio para articular y fomentar la cultura completamente permeable de la que ser parte mediante la participación productiva del contenido cultural de y para la ciudadanía.

Un espacio para compartir, replicar códigos, metodologías y co-crear múltiples imaginarios posibles en el medio rural e insular del Archipielago de Chiloé.

.